SOBRE LA CONSULTA POPULAR DEL 16J

La consulta que se llevará a cabo este próximo domingo en Venezuela es legítima (está justificada ética y socialmente) pero NO es vinculante, y NO tiene validez jurídica. Casi todo en Venezuela funciona como “Alicia en el País de las Maravillas” y podríamos discutir por horas sobre cuales instituciones en Venezuela tienen legitimidad y legalidad pero eso no viene al caso. El mismo Art. 350 de la Constitución es un ejemplo de ello (no necesitamos permiso constitucional para desconocer gobiernos dictatoriales o violatorios de los derechos humanos) y cualquier acto de desconocimiento o de rebelión implica saltarse el ordenamiento jurídico (y la propia constitución) que el gobierno que se intenta desconocer incumplió primero.
Si va a participar este domingo por favor entienda que es una manera de expresar la voluntad popular, muy parecida a salir a marchar pero más interesante. Refleja otras cosas. Por ejemplo la individualización (que se origina con la firma) nos va a mostrar que el rechazo al gobierno es mucho mayor que el temor a la represión y la estigmatización que puede traer como consecuencia. Mediaticamente también puede tener un gran efecto. Tendrá un gran efecto psicológico e incluso moral frente a las elecciones de la constituyente.
¿Es oportuna? Probablemente si.
El mayor error de la oposición es andar por allí generando falsas expectativas sobre sus resultados. Estas expectativas falsas acentúan la división, el odio y el resentimiento que tenemos actualmente. Y aunque parece ser el momento de la rabia es evidente que la rabia sola no nos ha resuelto mucho en el pasado. Convirtamos esa rabia en decisión y en firmeza para hacer lo que debe ser hecho.
A veces pareciera que a la oposición no le importa colaborar en conducir al país a una guerra civil con tal de quedarse con los restos de Venezuela (obvio sabemos que al gobierno tampoco le importa). Pero a usted y a mi si nos importa. Ni queremos ser los muertos ni queremos enterrar muertos.
Entonces, participe este domingo (o haga lo que su corazón le dicte) pero no crea en expectativas irreales.
Sin importar lo que pase y sin importar como amanezca Venezuela este próximo lunes; no permita que en su corazón se acentué el resentimiento que dividió a un país que hoy sufre, un resentimiento que hace muchos años nos llevo a escoger un proyecto político que como país estamos abandonando. Un resentimiento que tenemos que dejar de lado si no queremos repetir nuestra historia en forma de destino.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s