Convertirse en Líder: ¿Azar o proceso?  

 

¿Crees que un líder nace, se hace o lo hacen?

¿Será que la habilidad de liderar es completamente innata?

En 1990, tras 27 años de prisión el activista político Nelson Mandela fue liberado de la cárcel. Cuatro años después era elegido presidente de Sudáfrica. En 1993 recibió el premio Nobel de la Paz y más que héroe de un país se convirtió en un ejemplo mundial de lucha contra la segregación racial.

En 2014 el Nobel de la Paz fue ganado por Malala Yousafzai una estudiante, activista y escritora pakistaní quien tenía sólo 17 años de edad en ese momento. Malala es activista de derechos civiles, especialmente de los derechos educativos que el régimen talibán ha prohibido a las mujeres de Paquistán. La notoriedad de Malala inició cuando escribió para la BBC una serie de artículos que relataban como era la vida de una niña bajo el régimen taliban. En ese momento tenía 11 años.

En 1994, durante el genocidio de Ruanda, Paul Russesebagina, un gerente de hotel protegió a 1268 personas de las masacres que se llevaban a cabo en el país y con ayuda de otras personas logró hacerles cruzar la frontera salvando sus vidas.

En 1915 el barco comandado por el explorador inglés Ernest Shackleton quien lideraba una expedición para atravesar la Antartida, quedó atrapado en el hielo polar. Shackleton comandó las actividades de supervivencia y de rescate de los 37 miembros de su tripulación, logrando que fuesen rescatados con vida dos años y medio después de haber zarpado.

¿Circunstancias extraordinarias o personas extraordinarias?

Para Whittaker (s/f) [1]Gran parte de las personas tiende a pensar que los líderes son una raza aparte; es decir, que sus características definitivamente los diferencian de los otros miembros del grupo. El que se hable de líderes y de seguidores como una dicotomía sugiere en sí la existencia de esas diferencias notables”.

Whitakker también señala que el que los líderes se diferencien tanto entre sí, ha hecho que algunos investigadores afirmen que el liderazgo es específico de situaciones o tareas particulares.

Lo cierto es, que el liderazgo es un fenómeno muy complejo. No podemos afirmar que un líder sólo se “hace”. Mandela, quien ya era un líder carismático antes de ir a prisión, tuvo 27 años para trabajar en sí mismo y convertirse en la persona que sería capaz de hacer las cosas que hizo. Malala Yousafzai en cambio, no pudo haber tenido muchas oportunidades conscientes de formarse para el liderazgo, sobre todos si consideramos que a los 13 años era la voz de un movimiento, y por defender sus ideas había sufrido un atentado casi mortal.

Mientras que Shackleton forzosamente estuvo educado para ejercer alguna clase de liderazgo (al haberse formado como capitán de barco), no creo que nada pueda haberlo preparado para liderar a otros durante años, enfrentándose a la casi certeza de morir congelados o de hambre, en un lugar donde las posibilidades de ser rescatados eran prácticamente nulas.

Sin embargo, preparados o no, hicieron cosas extraordinarias.

Muchos han intentado explicar si los líderes nacen o se hacen.

Podemos encontrar gran cantidad de opiniones las cuales se resumen en básicamente 3 teorías: Teoría del gran hombre (señala que el líder tiene unas cualidades especiales), teoría de los tiempos (expresa que el liderazgo es básicamente producto de las circunstancias), y modernamente, la psicología social acepta los postulados de la llamada Teoría de la Interacción. Esta teoría considera al liderazgo como el resultado de la vinculación entre características del líder, características de los seguidores y situación particular.

La función del líder es representar y dar expresión a las necesidades y los deseos del grupo y contribuir de modo positivo a satisfacer esas necesidades. Hasta donde lleve a cabo esto, seguirá siendo el líder; cuando no logre cumplir su función, se le eliminará. Gibb (1954)[2]

En definitiva, el ejercicio del liderazgo depende del individuo, del grupo y de las situaciones que se nos presenten. Y pareciese que es un equilibrio bastante frágil. Gibb expresaba también, que en cuanto el grupo note que el líder no satisface sus necesidades, será sustituido.

El Liderazgo Situacional de Hersey y Blanchard (1981)[3] también profundiza en esta teoría añadiendo que interaccionan 3 elementos: La dirección y guía del líder, que determina el comportamiento hacia la tarea, el apoyo socio-emocional que influencia la relación y, por último, la voluntad de los seguidores que es influenciada por la mayor o menor madurez de estos.

Lo que nos puede llevar a concluir que, la interacción no es un fenómeno para nada simple. Requiere de unas habilidades concretas (las del liderazgo), de una vinculación emocional líder-colectivo en donde intervienen muchos factores difíciles de controlar o predecir y además de unas capacidades y compresión que se expresan en la madurez de los seguidores.

Tanta complejidad explica un poco las dificultades que enfrentamos en Venezuela respecto al liderazgo político. Me atrevo a decir que los venezolanos como colectivo, cuando ejercemos el rol de seguidores tenemos un nivel de madurez bastante bajo, casi infantil y con una visión muy inmediata de nuestras necesidades, que debe dificultar enormemente llevar a cabo un liderazgo efectivo.

En cualquier caso, más allá de si se ejerce formalmente o no, el liderazgo se traduce como la influencia efectiva en controlar las acciones de otros miembros del grupo.

¿Podemos liderar TODAS las situaciones?

En este orden de ideas también surge la pregunta, de si un líder puede liderar en todas las situaciones o a todo tipo de grupo. Los estudios de Sheriff (1956) sugirieron que el liderazgo es, además de producto de la interacción, un rol diferenciado. En sus experimentos un individuo liderizaba unas actividades pero otro diferente liderizaba otras.

Ares (2010)[4] en referencia a los experimentos de Sherif expresa:

 El liderazgo es un rol dentro del esquema de relaciones y está definido por expectativas recíprocas entre el líder y los otros miembros. De todas las definiciones disponibles, esta concepción del liderazgo como Rol es la más firme sostenida por datos de investigaciones.

También podemos sentirnos tentados a creer que los lideres tienen cualidades especiales que los diferencian del grupo. Quizá son mucho más inteligentes, más guapos, más valientes, más extrovertidos o más altos. Nada más alejado de la realidad. Los estudios de Psicología Social expresan que para que un líder sea líder debe ser percibido esencialmente como miembro del grupo, y que no hay diferencias significativas en la mayoría de aspectos exceptuando 2: Inteligencia y confianza en sí mismos.

En casi la mitad de los estudios donde se investigó la vinculación entre inteligencia y liderazgo se encontró una relación significativa:

  En general, se concluye que los líderes son más inteligentes que sus seguidores; pero, uno de los resultados más interesantes surgido de esos estudios fue descubrir que no deben superar a sus seguidores por un margen demasiado grande, pues las discrepancias de consideración entre la inteligencia de los líderes y la de los seguidores se opone al surgimiento de una relación de liderazgo. (Gibb:1954[5])

Sobre la confianza en sí mismos se llegó a conclusiones similares. Los líderes serán, relativamente en relación con su grupo más inteligentes y con mayor autoconfianza, pero no demasiado.

A manera de conclusión: ¿De qué sirve todo esto en dinámica de grupos?

Puede servirnos para poner en perspectiva varias cosas y rescatar varias ideas:

La primera de ellas es la compresión de que todos podemos liderar. Quizás no sea nuestra cualidad más innata y es posible que ni siquiera nos guste mucho. Pero seguramente habrá al menos algún contexto en el que nos salga natural. Esta comprensión debería llevarnos también, cuando seamos nosotros quienes trabajemos con grupos, a fomentar un liderazgo más situacional y a evitar promover un liderazgo único.

La segunda es entender que no podemos pretender liderar en todo contexto. Muchas veces no habrá conexión entre nuestro grupo y nosotros. Es una realidad que nos toca aceptar y respetar.

La tercera es que podemos asumir el liderazgo como el ejercicio de un rol. No tenemos la necesidad de ser líderes constantemente, así como no nos comportamos como hijos, amantes o hermanos las 24 horas del día los 7 días de la semana.

También podemos internalizar el hecho de que el liderazgo es producto de la interacción. A veces las cualidades del grupo nos harán sacar un potencial insospechado y florecerán cosas que no imaginábamos. No creo que Malala haya imaginado cuando tenía 10 años, que 7 años después ganaría un premio Nobel. También, puede ocurrir que, circunstancias extraordinarias generen en nosotros respuestas extraordinarias, como fue el caso de Paul Rusessebagina.

Finalmente, si queremos ser líderes, podemos asumir nuestra responsabilidad personal en crear las condiciones para ello. Volvernos los líderes que nuestra realidad y nuestro contexto exigen, tanto en habilidades prácticas como a nivel espiritual (como asumo hizo Nelson Mandela).

Y luego de hecho esto, nos tocará esperar, y ver si la vida nos reúne con personas extraordinarias y nos coloca en situaciones extraordinarias. J

Me gustaría que me recordaran no como alguien singular o especial, sino como parte de un gran equipo que ha luchado por muchos años, por muchas décadas e incluso siglos en este país”  

Nelson Mandela

[1] Whittaker, James. Liderazgo y poder en los grupos. Extraído de: http://ual.dyndns.org/Biblioteca/Psicologia_Social/Pdf/Unidad_05.Pdf

[2] Gibb. http://www.ucipfg.com/Repositorio/MAP/MAPD-03/BLOQUE-ACADEMICO/Unidad2/Conceptos_de_Liderazgo.pdf

[3] http://www.ucipfg.com/Repositorio/MAP/MAPD-03/BLOQUE-ACADEMICO/Unidad2/Conceptos_de_Liderazgo.pdf p. 15

[4] Sherif, M. citado por Ares, A. en:  http://www.antonioares.es/documentos/lecturas/Liderazgo_en_los_grupos.PDF

[5] Ob. Cit.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s